Larga vida al César

En mi inmadura y desordenada vida criptográfica noté que todos los libros, papers o documentos que hablen del tema, aunque sea tangencialmente, mencionan el cifrado César (o cifrado por desplazamiento, que es lo mismo pero con un nombre más aburrido). Esta sencilla técnica de codificación debe su nombre al emperador quién, según Suetonio, movía 3 desplazamientos cada letra de sus comunicados militares. Llamemos a esto rot3 y cuando quiera escribir una A escribo una D. Como se puede ver, algo bastante tonto y, hasta donde yo creía, inútil en estos tiempos.

¿A qué viene la aburrida introducción? Ayer Hipasec hacía referencia a un troyano que ataca a clientes de home-banking españoles y latinoamericanos. En el reporte hay un análisis técnico del funcionamiento del troyano donde el atacante codificó algunas cadenas, presuntamente, para evitar los análisis heurísticos de los antivirus.

Lo anecdótico del caso es que se usó la codificación César para hacerlo, en particular, rot13. Así es como, a pesar de sus 23 puñaladas, el emperador se levanta de la tumba para declararse vivo en un mundo donde la factorización de primos y las curvas elípticas son cosas de todos los días.

update: alguien me preguntó ¿y por qué rot13, qué tiene el 13 que no tenga otro número?. Ninguna relación con la Triscadecafobia (o triscadecafilia, en este caso). El alfabeto latino tiene 26 elementos lo que hace que la A más 13 sea N y la N más 13 sea A. f(f(x))=x.