life changelog

La semana pasada resultó ser atípica. Además de muchas actividades tuvo un fuerte condimento de decisiones y oportunidades.

El primero punto de atipidés fue que se trató de mi primer semana de full-daily-routine. Es decir, todas las actividades que planeaba realizar durante este semestre están finalmente en su lugar semanal. El conjunto “actividades para este semestre” está conformado por los siguientes elementos:

  • Inglés, dos veces por semana: Sí, finalmente decidí estudiar inglés... ya que doy pena/lástima/vergüenza cada vez que abro la boca o escribo en el idioma de Shakespeare.

  • Natación, dos veces por semana: Sí, finalmente decidí hacer deporte... es relajante, saludable y divertido.
  • Tenis, una vez o menos por semana: Sí, finalmente decidí hacer deporte (bis)... jugamos con Sebastián quien tiene mucha más práctica que yo pero cada tanto me deja ganar algún game.
  • Teoría de algoritmos, dos veces por semana: Sí, finalmente decidí estudiar por placer... estoy de oyente en la fi.UBA. Las clases están dictadas por Rosita Wachenchauzer quien, además de saber mucho, es una excelente docente.

Como dije, también surgieron varias oportunidades y decisiones. La principal es que, después de dos años de espera, entré en el laboratorio SI6 de CITEFA. Lamentablemente esto me impedirá continuar con mis tareas en ShellCode.

Esta última novedad está fuertemente relacionada con dos resoluciones ridículamente interconectadas: Me voy a comprar un auto y me voy a inscribir en un doctorado (PhD).

En el primer caso, las razones pueden enumerarse. CITEFA está ubicado en un lugar poco accesible y ya no tengo que ir al centro a diario. Los lugares en lo que me moveré durante los próximos meses/años tiene estacionamiento. Dado que la idea me revoloteaba en la cabeza hace semanas, me parecieron buenas excusas.

El tema de la inscripción al doctorado es más independiente. Desde que me recibí que tengo ganas de empezar con esto. El proceso de recolección de papeles para la inscripción que es lento y tedioso. Supongo que pasará tiempo hasta que se me considere doctorando. Mientras tanto será agradable trabajar en el laboratorio. Creo que será una buena introducción a la vida académico-investigativa.

Hasta el momento, estos son los cambios en mi vida. Sigo trabajando para especializarme en Criptografía. Me quedan pendientes algunas materias y el trabajo final. La faena en Debian está algo rezagada, y espero dedicarle algunas horas de calidad en el corto plazo.

cvs commit

fútbol y matemática, unidos por cumpleaños en común

No, no me refiero a que el fútbol y la matemática cumplan años el mismo día. Vamos por partes.

Antes que nada, una aclaración: aquellos que me conocen saben que a mí el fútbol, como cultura, me es tosco. No se por qué, tal vez algún prejuicio o trauma de la infancia, así que me siento bastante tonto hablando del tema. La razón por la que el siguiente experimento tiene al fútbol de protagonista está justificada en la página 149 del libro Matemática... estas ahí? de Adrián Paenza (que puede bajarse aquí para uso personal).

En la página a la que me refiero el autor explica, con no mucho detalle, la mal llamada Paradoja del Cumpleaños. Para quien no suele hacer clicks sobre los links, una definición fugaz sobre qué es: por más increíble que parezca, en un grupo de 23 personas existe el 50,73% de probabilidad de que dos personas cumplan años el mismo día del año.

En el mismo libro, Paenza propone:

Y si quieren poner esto a prueba, la próxima vez que participen de un partido de fútbol (once jugadores por equipo, un árbitro y dos jueces de línea), hagan el intento. Tienen más de 50% de posibilidades de que con las 25 personas haya dos que cumplan años el mismo día. Como esto es claramente antiintuitivo para muchos de los que participen del partido, quizás ustedes puedan ganar alguna apuesta.

Como últimamente juego poco al fútbol, decidí hacer la experiencia con los partidos del último torneo (Apertura ‘07) de la Liga Argentina. La idea es sencilla: tomar cada partido, averiguar qué jugadores fueron titulares, quién fue el árbitro y sus correspondiente fechas de nacimiento y ver si la teoría coincide con la práctica. Excluí de la experiencia a los jueces de línea, ya que conseguir sus datos era muy complicado y, después de todo, alcanza con 23 para que la esperanza matemática esté de nuestro lado (además, estrictamente hablando, no están dentro de la cancha :P).

Después de algunos scripts para parsear el fixture y un poco de trabajo manual me hice de una lista de partidos, con los jugadores y árbitros. La parte más complicada fue obtener las fechas de nacimiento. Estos últimos datos salieron de fuentes dispersas y no se que tan confiables, por lo que si algún lector friki encuentra algún error agradezco me lo haga saber.

Luego, con un poco de mi mediocre Python, escribí algunas lineas para ver en cuantas canchas del torneo coexistieron personas que pueden juntarse a festejar sus cumpleaños.

Los datos, los resultados y las conclusiones fueron:

  • En el torneo hubo 189 partidos. Son 20 equipos que jugaron todos contra todos, a excepción de Gimnasia vs Arsenal.

  • Participaron 484 personas, entre jugadores y árbitros.
  • Los nombres de pila más populares, en orden, son Juan, Pablo, Diego y Cristian.
  • Las colisiones se dieron siempre de a pares. Es decir, no hubo 3 o más personas en el mismo partido que cumplan años el mismo día.
  • En 11 partidos hubo dos pares de colisiones. Esto es curioso, porque se trata del 5,82% de los casos, cuando las probabilidades de que ocurran dos colisiones es del 22,5%.
  • En 4 partidos hubo tres pares de colisiones. Esto también es curioso, porque se trata del 2,11% de los casos, cuando las probabilidades de que ocurran tres colisiones es del 8,52%. Una de estas colisiones fue el superclásico River vs Boca.
  • La gran conclusión: hubo colisiones de cumpleaños en 94 partidos, lo que representa 49,74% del total de partidos.

El detalle de los resultados puede verse acá.

Querido pragmático experimentófilo, no se trata de otra tragedia de la ciencia. Afortunadamente, la matemática es la única ciencia donde la teoría siempre coincide con la práctica. Pero en el juego de las probabilidades, y si bajo la influencia de Paenza, hubiésemos apostado a todos los partidos del último campeonato, tal vez habríamos perdido algo de plata. Faltó un solo partido más con colisión para que la ganancia esté de nuestro lado... será el próximo campeonato.

El porcentaje 49,74% coincide casi a la perfección con la teoría. Es simpáticamente cercano (a 0,99 puntos) al número predicho, y es mucho más alto de lo que un simple mortal intuitivista podría haber arriesgado a primera vista :-).

Todos los archivos están codificados en utf-8. Las fechas están en formato día/mes/año